Otra empresa se une a la revolución de plásticos compostables de HEIS
Otra empresa se une a la revolución de plásticos compostables de HEIS.

Susan Martin es la responsable de compra de envases en una de las principales empresas europeas de nutracéuticos orgánicos. El consejo de administración de su empresa le dio una misión: adoptar soluciones de envasado que estuvieran en sintonía con los valores de la empresa. 

Compartir esta historia puede ayudar a muchos profesionales como Susan a entender que adoptar un envase sostenible es posible, no ocurre de la noche a la mañana y requiere un esfuerzo importante, pero los resultados tienen efectos tremendamente positivos para la empresa, los clientes y la sociedad en general.

Esta es su experiencia descrita por ella:

“En un estudio de mercado nos dimos cuenta de que nuestros clientes tenían una disonancia cognitiva respecto a nuestro producto. Las vitaminas son orgánicas y veganas, pero el envase no transmitía los mismos atributos de respetar medio ambiente tanto como nuestro producto. 

El equipo directivo, al ver los resultados del estudio, nos asignó un claro objetivo: alinear el packaging con los valores de nuestros clientes. Para ello organizamos un comité de sostenibilidad, con representantes de todas las funciones de la empresa. 

Producción, Calidad, Marketing, Ventas y Marketing estábamos presentes, pero los que debíamos liderar el proyecto éramos el departamento de Compras de Packaging

La primera propuesta que presentamos al comité fue utilizar un envase de vidrio. Es un material reciclable, por lo que aparentemente cumplía las expectativas del consumidor.

Al presentar el prototipo a mis compañeros de logística y producción lo descartaron rápidamente. El riesgo de rotura en las líneas de llenado y transporte era muy elevado.

Además, mi compañero de marketing descubrió que su huella de carbono era la más elevada de todos los materiales. No solo por el peso en el transporte que aumentaba el combustible necesario, también por su elevada huella de carbono en su fabricación y reciclado.

Nos dimos cuenta de que para este proyecto necesitábamos un plástico ya que su peso y punto de fusión es mucho menor, ahorrando en cualquier caso miles de toneladas de CO2 con respecto al vidrio.

Tras investigar un poco más encontramos a HEIS, los cuales nos propusieron asesoramiento en el proyecto para poder encontrar el material que más se adaptase a nuestras necesidades.

Después de unas cuantas reuniones con HEIS y varias muestras y pruebas industriales, el comité de sostenibilidad se decantó por su opción orgánica de pildorero compostable. 

Cuando lo presentamos a Dirección, las ventajas de sostenibilidad, compostabilidad, baja huella de carbono y ausencia de roturas, convenció a todo el equipo directivo.

Finalmente encontrábamos una solución 100% orgánica y 100% biodegradable. Los pildoreros compostables de HEIS cumplen todos los requisitos de marketing, producción, logística y calidad. Y todo esto con precios en línea con los envases de vidrio.

Esta fue la razón por la que nuestra empresa consiguió volver a conectar con nuestros clientes. 

El proyecto lo expandimos al resto de productos de nuestra empresa ya que beneficia a cualquier producto sea o no ecológico. Por ejemplo, nuestra gama de vitaminas infantiles va a ser más segura que con el vidrio ya que el plástico va a proteger a los niños de golpes y cortes con el producto.

Encontrar a HEIS, sus botellas y pildoreros compostables ha sido el mayor acontecimiento de los últimos años.”

Si tienes un proyecto similar al de Sonia y necesitas soluciones de envases reciclables, reciclados o compostables, no dudes en contactar con HEIS Global. Puedes hacerlo mediante el formulario de contacto de la página web o llamando al +34 965 810 415.